Buscar en la web

Domingo, 19 Octubre 2014 00:00

¿Por qué los niños de teta son más listos?

Escrito por 
Valora este artículo
(12 votos)

¿Por qué los niños de teta son más listos?

Muchas veces encontramos a expertos en lactancia materna que afirman que los niños que la toman tienen muchísimas ventajas, entre ellas una inteligencia mayor que los alimentados con leche de vaca adaptada.

Muchas familias no entienden cuál es la fórmula mágica que hace que la leche materna humana sea capaz de dar inteligencia y la de vaca no.

La leche humana tiene entre sus componentes una grasa que se utiliza en el proceso de mielinización, y es 100% compatible pues se trata de la misma especie (de esto hablaré más abajo), pero independientemente de eso, lo que proporciona un coeficiente intelectual mayor es el contacto y la estimulación.

Lo que es indiscutible es que cuando se alimenta a través del pecho se crean muchísimas ocasiones de contacto, de piel con piel que dando biberón no se consiguen normalmente.

-          Las tomas suelen ser más largas. Los bebés quieren estar pegaditos a mamá el máximo tiempo posible, y si es posible quedarse dormido mamando. Los niveles de oxitocina se elevan por el contacto y por lo tanto ambas partes están muy a gusto juntitos.

-          El tiempo entre tomas suele ser menor. La leche materna se digiere mejor y más rápido, por lo que el bebé demanda antes su siguiente toma.

-          El contacto piel con piel con el bebé está asegurado en cada toma. Para dar el pecho hay que descubrirlo, total o parcialmente y sí o sí está en contacto directo con la boca, cara y manos del bebé.

-          El contacto visual es mayor. Al estar pegaditos mamá y bebé se crea un vínculo que es imposible de romper y normalmente se miran a los ojos.

-          La mamá es quien da todas las tomas. Salvo excepciones suele ser más cómodo para la madre dar todas las tomas que estar extrayéndose leche para que se la de otra persona, mientras que si se le da leche de fórmula es mucho más fácil que se apunte más gente a alimentar al pequeño y por lo tanto más oportunidades de que no sea su madre quien lo alimente

Por supuesto que un niño alimentado a biberón puede tener un contacto alto, pero los niños de teta lo tienen sin necesidad de que su madre pueda pararse a pensar que puede hacer para tener más contacto, y es algo que ya tiene ganado.

Otra forma de tener contacto y estimulación sin pensar demasiado es el porteo, ya que podemos realizar nuestras actividades diarias habituales con nuestro pequeño pegadito a nosotros.

Y tú me dirás, ¿qué tiene que ver el contacto y la estimulación con la inteligencia? Pues mucho, y además esto es para toda la vida, aunque se acentúa en los primeros años.

Para reforzar el enlace entre neuronas se realiza la mielinización y este proceso empieza ya en la barriga y tiene su punto álgido los 6 primeros años de vida dado que el cerebro tiene una mayor plasticidad en esta época, a partir del séptimo año se sigue produciendo mielina pero a un ritmo más lento y funciona toda la vida.

Las neuronas necesitan recubrirse de mielina para conseguir una capacidad de percepción mayor, es decir, cuantas más capas de mielina tenga una neurona mejor realizará su función, estas capas de mielina se denominan como vainas y se van ampliando a lo largo de nuestra vida, para que podamos entenderlo de forma más gráfica, es como si las neurónas se enlazaran entre si por cables pelados, y necesitaran el recubierto para que la electricidad pueda pasar por ellos sin dispersarse, y sean mejores conductores.

Para hacernos una idea de como funciona vamos a pensar en como nace un bebé, su tono vagal es bajo y no sostiene su cabeza pero poco a poco va aumentando su tono muscular, va sosteniendo su cabeza, con 4 meses aproximadamente girará sobre si mismo, alrededor de los 6 meses empezará a sentarse, más o menos sobre los 10 meses comenzará a ponerse de pie, sobre los 12 o 13 meses comenzará a caminar y así con todo lo que conlleva cada etapa va en función del estado de la mienilización. 

Para una correcta mielinización es necesaria una grasa que se obtiene de la leche, y en el caso de la leche materna es compatible al 100% mientras que la que se obtiene de la leche de vaca adaptada no lo es tanto, puesto que el proceso de mielinización de la vaca es diferente al del ser humano y por lo tanto la composición de su leche está hecha para la mielinización de un animal distinto al ser humano.

Para que este proceso sea un éxito el cuerpo necesita un ambiente de calma, seguridad, contención y cariño, la persona tiene que sentirse querida y con el contacto y la estimulación conseguimos todo esto. Los besos, abrazos, caricias, masajes, llevarle en brazos va a contribuir a que esto se lleve a cabo, que sus niveles de cortisol (hormona responsable del estrés y del miedo) disminuyan y que sus niveles de oxitocina (hormona responsable del placer y del amor) aumenten. Si el cuerpo tiene las necesidades primarias cubiertas, la energía puede centrarse en el proceso de mielinización.

La falta de contacto y estimulos y por lo tanto la incorrecta mielinización puede derivar en problemas psicológicos, emocionales y/o cognitivos.

Concluyo este artículo animándote a dar cariño a todo el que aprecies, sea niño o adulto, estarás contribuyendo a su bienestar emocional, físico e intelectual.

¡¡¡¡¡ UN ABRAZO ENOOOOOOOOORME !!!!!

Visto 6063 veces Modificado por última vez en Martes, 10 Febrero 2015 23:59

¡Que tierno! le informa del uso de cookies que permiten ofrecer un correcto funcionamiento del sitio. Para mas informacion visite Politica de privacidad.

  Acepto las cookies de este sitio web.
EU Cookie Directive Module Information