Buscar en la web

Valora este artículo
(0 votos)

Nudo Kanguro delante con fular tejido

Este nudo es ideal para recién nacidos, pues para la mamá recién parida no oprime el contorno del abdomen y por lo tanto es hipopresivo y sobretodo si tiene cesárea no molestará en la cicatriz y es más fresco que otros tipos de nudos pues tiene menos capas sobre el bebé.

Este nudo se hace con el bebé en brazos desde el primer momento, apoyamos la cabeza del bebé en nuestro hombro y nuestra postura debe estar un poco reclinada hacia atrás para que la gravedad nos ayude a sostener al bebé. Agarrando al bebé con un brazo buscaremos el centro del fular y lo recogeremos en forma de acordeón debajo del culito del bebé de forma que controlemos los extremos del fular. Subiremos el canto superior por la espalda del bebé de forma que no queden arrugas hasta la altura donde están sus orejas.

Para hacer una buena bolsa sostendremos al bebé por su cabeza apoyando su pelvis contra nuestra barriga de forma que accedemos a la tela sobrante que está debajo de su culete y la pondremos entre su cuerpo y el nuestro, pasándola por en medio de sus piernas.

 

 

 Subiremos los dos extremos del fular en el hombro del mismo lado , invirtiendo el orden, es decir, el canto que está más cerca de las piernitas del bebé más cerca de nuestro cuello y el canto más cerca del cuello del bebé está más alejado del cuello del porteador, quedando el canto que está más cerca del cuello del bebé como una línea recta debajo de la “U” que se forma con el canto que pasa por debajo del culo del bebé y sube por ambos hombros. Debemos asegurarnos que en la espalda queda bien extendido para poder cogerlo de forma correcta. 

 

 

Pasamos la mano opuesta al hombro que queremos tensar por la parte inferior de la espalda y recogemos la parte del fular opuesta fijándonos en el orden (sin enrollarlo) trayéndolo hacia delante y dejándolo (de momento) debajo del culo del bebé. Hacemos lo mismo con el brazo contrario.

Antes de ajustar hay que recordar siempre que tira has pasado primero porque si tensas primero la tira que está encima no podrás ajustar bien la que está debajo. 

Primero hacemos un ajuste con la tira entera, separándola de la espalda para evitar una fricción innecesaria, en el sentido en el que está la tira, (Vertical hacia abajo)  moviendo el hombro opuesto al brazo que tira. Después empezaremos haciéndolo punto por punto, es decir,  empezamos por un canto y vamos subiendo cada 10 centímetros aproximadamente. Pondremos la tela estirada sobre el antebrazo e iremos tirando desde un extremo hasta el otro poco a poco. Fijarse en el extremo que tira corresponde con la parte superior o la inferior del bebé, una vez ajustado un lado procederemos a ajustar el siguiente, y si creemos que hace falta un reajuste lo haremos hasta que quede bien firme. 

También debemos ajustar el hombro, que la tela quede repartida por él, para ello con la misma mano del hombro a ajustar vamos colocando la tela de forma que quede equitativa. Para poder hacerlo agarraremos con la mano contraria ambas tiras sin perder la tensión que ya tenían.

Cuando el bebé esté bien recogido con la tela del fular cogeremos ambas tiras con los brazos correspondientes y soltaremos al bebé tirando de ambos brazos en el sentido de las tiras (vertical y hacia abajo).

Una vez tengamos la sujeción que permita que el bebé no se separe de nuestro cuerpo al agacharnos haremos pasaremos la tela por debajo de las piernas del bebé y haremos doble nudo debajo del culete. Este nudo nos servirá también como asiento para hacer una bolsa más segura.

Para una sujeción optima antes de hacer el segundo nudo volveremos a tirar de ambos extremos del fular.

Con la tela sobrante podremos tapar al bebé si hace frío o pasarla alrededor de la cintura/cadera sin presión y hacer un nudo a la espalda.

¡Que tierno! le informa del uso de cookies que permiten ofrecer un correcto funcionamiento del sitio. Para mas informacion visite Politica de privacidad.

  Acepto las cookies de este sitio web.
EU Cookie Directive Module Information